Ahora viene mi padre / Papeles nocturnos

Ahora viene mi padre / Papeles nocturnos
Javier Valencia Galarza / Liyanis González Padrón
p.p 76
2016

 

Contraportada

2alas es una colección de poesía creada por El Ángel Editor, desde Ecuador para el mundo hispano, que pretende reunir a muchos de los grandes autores más importantes de la poesía ecuatoriana con sus grandes colegas iberoamericanos, y que este encuentro se vuelva un lazo cómplice que traspase fronteras, que junte sensibilidades similares, que permita que dos poéticas se den la mano y traten de alcanzar al lector a través del vuelo cómplice de dos alas que crean a ese pájaro del poema.

En este libro están juntas las poéticas de Javier Valencia Galarza (Quito, 1975) y Liyanis Gonzaléz Padrón (Pinar del Río, 1971). Los dos conducen sus versos por sensibilidades parejas, pero personalidades y estilos distintos.

La escritora Jennie Carrasco Molina dice sobre la obra de Valencia: Hay poesía que escoge la palabra exacta para tocar el alma del lector o del escucha. Versos que hablan de temas eternos: el amor, la vida, la tierra, el nacimiento, la muerte, la sombra, la madre… arquetipos repetidos a lo largo de la historia. Imágenes oníricas y fantasías. Originales, recién nacidos, según la piel del autor. Los poemas de Javier Valencia se articulan a esta última descripción. Y a la primera. Una poesía que a ratos toca las cuerdas del inconsciente y nos conecta con lo colectivo, con lo que es. Y muchas veces, con lo que no es.

Mientras que el poeta Simón Zabala Guzmán se refieren a la poesía de González: Poesía de profundidades, de alto vuelve lírico, de verdadera manifestación estética, en donde la autora traza un mundo unidimensional, a través del que recorre su propia existencia, mediante la aprehensión vital, lúdica, imaginativa y límpida, de la existencia real de los demás y de todo lo que inevitablemente le circunda, siempre en un tiempo presente, en el que la nostalgia principalmente es un motivo recurrente que imprime aliento y sonoridad en cada uno de sus poemas.

El ave de estas dos alas construye su nido con palabras. La poesía será siempre el mejor lugar para vivir; ella es libre y migra como las golondrinas que no hacen el verano, sino que lo cantan. Los corazones lectores la necesitan para seguir palpitando.