Acariciar delirios

Acariciar delirios
Alfonso Bravo
p.p 109
2017

Contraportada

La inquietud del poeta, como la del niño, siempre ha estado relacionada con la sorpresa del mundo y el re – encuentro con aquellas pequeñas cosas. Sin duda la literatura, y particularmente la poesía, son el terreno primigenio donde el lenguaje se descubre y experimenta nuevas formas y sentidos. Alfonso Bravo, con su poesía, nos lleva por este camino de descubrimiento, en donde su lenguaje sabe que la palabra no está limitada solo por un discurso establecido, por un significante organizado. Poeta que entiende que el arte es transgresora, que la palabra es un puente que abraza, poeta que se queda, dejando abierta la puerta del sentido y el sentir.

Jorge Luis Bustamante Álvarez

Alfonso Bravo incursiona en la literatura con una selección de poemas y relatos, macerados en la ironía y el dolor, con el transcurrir de los años ven luz en esta su primera obra. El poeta se condena al decir “No hay más monstruo que el de mi cabeza, y su cueva no es más que mi pecho.” Bravo acepta que la poesía busca abrirse campo por entre las voces que oímos al deambular en la calle, hasta en el discurso reiterativo de los padres, sabe que las palabras no dejan silencio entre ellas. Acariciar delirios se llena de ritmo y nos engancha con suavidad al decir de una voz poética que nos remarca como se vive y se concibe la realidad.

Santiago Grijalva

Sed de vida

Sed de vida
Laura Calvache Saltos
p.p 71
2017

Cronista de sus éxodos y destinos, Laura Calvache transita por los raíles del tiempo y la memoria. Superponiéndose a las palabras en el plano de la interiorización de quien ha viajado en la existencia, para escribirla. Con garbo y aplomo, imperante cadencia en el ritmo poético; los cuatro cuadernos que fundan este libro confrontan al lector a resinificarse, a bucear en los conjuntos de la sensibilidad y el añejo recuerdo de lo perdido. La voz poética se presenta en la pujanza de la sublimación antepasada, tal como nos refiere la poeta: Hace muchos años ya / cuando era joven / solía amanecer / sin prisa / y el abismo de vivir / no era mi sombra.

Diligentes significantes y el desplazamiento de significados hacen de este poemario, bella sentencia para quien lo lee. Variopintas significaciones que solo la poesía extiende a quienes anhelan sed de vida.

Un poemario para leerse y concebir que la poesía, a veces, se suspende en el tiempo para caminar.

Christian Zurita Estrella

En toda su obra hay una dignidad esencial: desde la paz soberana de la onomatopeya, busca una empatía radical con los derechos humanos. Se concede el privilegio de bastarse a sí misma, enfrentándose a los nuevos riesgos de la metafísica, asumiendo la angustia y la tensión de los “Tiempos del tiempo”.

Laura busca a la mujer que se hace cara a cara con la existencia: amor de intramundo, amación que viene desde siempre, exigiendo la plena libertad, como un clavel que muere de perfume, para existir en los valores renovaos de recuerdos con cueros y pasiones, de arena y sueños; de más allás, que ven sus hijos nacidos de la sabiduría de la carne y la palabra, de las amenazadas por el miedo y la fascinación. Todo un continente de retratos, de cosas y seres, para un contenido de mundialidad, donde se crean palabras urgentes y esperanzas que irán haciendo los caminos que deviene del inmenso y renovado misterio, que busca una substancia espiritual en la escritura y en la vida, eternas como el universo.

María Cobo Barona

Para nada inocente

Para nada inocente
Yankilé Hidalgo
2017

Contraportada

PARA NADA INOCENTE se percibe como un diálogo lúcido, directo y consciente de la poeta ante su testimonio vital, en un pasado, donde coexisten su ser y aquellos seres reales que pueblan sus más nostálgicas memorias; y, en un presente, donde el hecho de su verdad poética se sostiene con valentía, siempre -en la espera- de aliviar el dolor que le producen el exilio, las injusticias, el fracaso, el desamor; y -en la búsqueda- donde cada poema constituye un éxodo visible, nada silencioso; una activación del espacio y el tiempo en el que vive, se traslada, se transmuta. Su discurso poético es una reflexión constante de su forma abierta de amar a los suyos y lo suyo, para centrarse en el retorno y en la inocencia que estará allí / esperándola / sin haberse largado con las manos vacías.

Liyannis González Padrón

Tempestad en la floresta

Tempestad en la floresta
Carmen Inés Perdomo Gutiérrez
2013
p.p 50

Contratapa

Palabras para un pétalo de acero

La poesía de Carmen Inés Perdomo parece reinventar la dulce o nostálgica incandescencia de su travesía vital, como una forma de desafiar el tiempo que se deshace a cada instante y que sólo un trazo, un gesto, un tono o el hechizo sonoro de una palabra logran perpetuar en la esquiva dimensión de la belleza.

Tempestad en la floresta contiene ese relámpago inconmensurable, esa revelación que navega “como un ave / que en su vuelo se deshoja”; Esa palabra arrobadora por donde fluye un alma sensible, capaz de ahogarse en una gota de rocío. La palabra lírica de Carmen Inés recrea las voces y los cuerpos, la piel de la noche que es el halo del amor con sus huellas, sus duelos y quebrantos.
En las tres partes en que está dividido –Cánticos de invierno, Pequeñas palabras y Jardín de la memoria-, este libro hermoso, decantado, fosforescente de añoranzas y de rotundos silencios, está elaborado con tal delicadeza que logra convertir cualquier naufragio en paraíso de asombros y estremecimientos.

José Luis Díaz-Granados

 

Personajes que mueren. Personajes que viven

Personajes que mueren. Personajes que viven
Marco Vinicio Zabala Zumárraga
2014
p.p 100

Contratapa

Los cuentos de Marco Zabala surgen vertiginosos desde un caudal de temas tan seductores que el lector se siente atrapado en la ficción narrativa desde la primera línea. Cada cuento hace gala de mucho ingenio y destreza técnica; esto, gracias a un lenguaje eficaz que, como un certera y afilada flecha, casi siempre da en el blanco. Es así que los personajes creados por Zabala cobran la fuerza necesaria para habitar en los mundos planteados por este autor que, seguro, se irá consolidando con paso firme en la Literatura Ecuatoriana.
El gran Julio Cortázar, en sus memorables ensayos sobre el cuento, menciona el Decálogo del perfecto cuentista, texto escrito por otro grande de las Letras latinoamericanas: Horacio Quiroga, y cita el último precepto resaltando que este es de una lucidez impecable: “Cuenta como si el relato no tuviera interés más que para el pequeño ambiente de tus personajes, de los que pudiste haber sido uno. No de otro modo se obtiene la vida en el cuento”. Esa sí que lo anteriormente dicho de Marco Zabala adquiere aquí su real significación. Por eso, la obra de este autor ha nacido con buena estrella. Sus lectores estaremos ansiosos de leer sus próximas publicaciones.

Carlos Garzón Noboa

Oda en plenilunio y balada del ángel

Oda en plenilunio y balada del ángel
Aníbal Fernando Bonilla
2012
p.p 79

Contratapa
En resumen: el camino de Aníbal Fernando está ya trazado; va a compartir su corazón entre la intimidad de la poesía, el periodismo de coyuntura, en el que se filtran gruesos elementos de cultura por muchos olvidada, y el servicio ciudadano a su entorno inmediato y al futuro de la nación y de la Patria Grande.

Él mismo lo ha definido con desgarramiento y belleza, que son los dos ingredientes principales de cualquier poesía digna de tal nombre:

Mi poesía es la síntesis
De la tragedia,
No tengo placer
Escribiendo retazos de lujuria,
Ya que mis manos se lastiman
Con sus espinas,
Y mis pupilas
Se llenan de aguaceros febriles.                                                                         

Pedro Saad Herrería

La otra ciudad

La otra ciudad
Lenín Lara Rivadeneira
2009
p.p 234

Contratapa

Esta novela es un cóctel molotov. Una explosión de júbilo en el lenguaje jergal y un acercamiento a la novela realista. Es la novela contemporánea de la provincia de Esmeraldas que Adalberto Ortiz y Nelson Estupiñán Bass la comenzaron a escribir, con envidiable maestría, desde hace muchos años. Mercy, el personaje antihéroe de la historia, es el alma de una organización que invade un territorio baldío frente a la ciudad de Esmeraldas en el que se funda “Villa Hortensia”, una especia de ciudad satélite, en donde la expectativa urbana llega su máxima expresión.
Este conflicto social es el causante directo de una serie de conflictos que se dan en la trama de la novela, en donde el humor, en mezcla con la imperiosa realidad, da un resultado de gran expectación.
Lenin Lara sabe narrar con una prosa amigable. Los hechos de este libro suceden con eficacia y nos llevan hasta donde sus personajes quieren conducirnos. Vamos de la mano por una novela que se presenta líquida en medio de tanta farsa prosaica.

La fiera consecuente

La fiera consecuente
Margarita Laso
2012
p.p 107

Contratapa

El tiempo es el mejor sensor y es implacable albacea que separa al poeta de su obra. Después de algunos años sostenidos en el silencio, presentamos La fiera consecuente. Materia acerada, lacerada y macerada por su autora, hoy pudo salir límpida, con las garras sumergidas en el brillo de la palabra.
Las tres partes que conforman este libro están hechas con la fuerza y la sensualidad del animal que llevamos en el instinto y con la sabiduría y la reflexión que siempre fusionó la poesía de Margarita Laso. Ella vincula el naturalismo con la filosofía, la violencia con la pausa. La soledad, lo que no puede asirse y lo que no tiene remedio. Emoción y pasión, esas dosis, aquí aparecen mordidas y remordidas con palabras. Con ellas se debe dominar a la fiera que habita en el poema. Por ellas deberá salir de su escondite.

Las ficciones de la soledad

Las ficciones de la soledad
Elsy Santillán Flor
2010
p.p 106

Contraportada

Los cuentos de Elsy Santillán Flor siguen ahondando por lo más profundo y oscuro de la condición humana. Su séptimo y cabalístico libro de relatos Las ficciones de la soledad nos trae la limpieza de un lenguaje elegante y barroco (condición ineludible de la narrativa de la autora) con el sutil y punzante aroma de la ironización escondida, recurso que direcciona por caminos connotativos.
Mucho de lo que cuentan estos textos narrativos no están en su argumento, sino en su expresión. El ritmo poético de cada trama es la perla que brilla más dentro de estas historias buriladas con la precisión y la originalidad de un estilo definido hace más de 20 años, cuando Santillán publicó su primer libro.
Ella ya es un nombre del que no se puede prescindir a la hora de escoger el abanico de las narradoras de la Patria. Su voz no es solo la que cuenta la historia, sino la concepción de una atmósfera narrativa con el lenguaje. Elsy ha  creado un estilo en la cuentística del Ecuador. Ha nacido un estilo con ella. Ni más ni menos.