Con todos los que soy

Con todos los que soy
Preciado, Antonio
p.p 265
2017

Contratapa

Después de Palés Matos y Nicolas Guillén, a las poesía de América Latina le estaba faltando en el oído el golpe rítmico de un tambor afroamericano: alto, convocante, poderoso, que haga trizas los grilletes que involuntariamente estuvieran aherrojándolo, que expanda por los aires la voz, tu voz Antonio Preciado que de repente saltó airosa al tablado para tomar su sitio de honor, de propietario y sucesor de la leyenda que no podía detener, dejar de caminar, de atravesar el horizonte una y otra vez como una tropa de muslims negros sobre el cielo de Brooklyn, hermosos ciervos negros cerniéndose en el aire contra los muros blancos de los museos, extraños y propicios a la fresca corriente de tu vida.

La poesía de Antonio es, siempre será, río caudaloso y fresco, selva profunda, conjuros ancestrales, desplante de joven guerrero, olfato tras el rastro de mujeres hermosas, invocación a re – inaugurar los ritos de la primavera, las cálidas costumbres de la paz en pareja, de paz sin reclamos, cuando las cosas son como siempre debieron ser.

Carlos Eduardo Jaramillo