De la ferocidad y el crujido / Flores negras

De la ferocidad y el crujido / Flores negras
Margarita Laso / Mario Bojórquez
2014
p.p 65

 

Contraportada

2alas es una colección de poesía creada por El Ángel Editor, desde Ecuador para el mundo hispano, que pretende reunir a muchos de los grandes autores más importantes de la poesía ecuatoriana con sus grandes colegas iberoamericanos, y que este encuentro se vuelva un lazo cómplice que traspase fronteras, que junte sensibilidades similares, que permita que dos poéticas se den la mano y traten de alcanzar al lector a través del vuelo cómplice de dos alas que crean a ese pájaro del poema.

En este libro están juntas las poéticas de Margarita Laso (Quito, 1963) y Mario Bojórquez (Los Mochis, 1968). Los dos conducen sus versos por sensibilidades parejas, pero personalidades y estilos distintos.

El escritor ecuatoriano Francisco Proaño Arandi se refiere a la poesía de su coterránea: Dueña de eficaces recursos, sus poemas no sólo que reivindican el sentido profundo, erótico, casi dionisiaco de la existencia, sino que producen, en el espejo cóncavo del texto, la realidad misma, el ritmo sincopado del amor, la conjugación de los cuerpos, del hombre y de la mujer, de tal modo que toda su lectura deviene en una celebración, en un ritual del que el lector no puede salir inmune ni indiferente(…)

Mientras que en la otra ala, el poeta mexicano Eduardo Lizalde dice sobre la obra lírica de su compatriota: Considero a Mario Bojórquez como uno de los más talentosos poetas de su generación, quién es autor ya de una obra considerable y que además se caracteriza desde la juventud por su sólida cultura así como por sus notables dotes de ensayista y de traductor de poetas y escritores en varias lenguas. Doy aquí constancia de mi entusiasmo por su obra.

El ave de estas dos alas construye su nido con palabras. La poesía será siempre el mejor lugar para vivir; ella es libre y migra como las golondrinas que no hacen el verano, sino que lo cantan. Los corazones lectores la necesitan para seguir palpitando.