La mañana se llenará de jardineros

La mañana se llenará de jardineros
Gabriel Chávez Casazola
p.p 81
2013

Contraportada

Epifánica, torrencial y efusiva. Así encontramos la novísima poesía de Gabriel Chávez Casazola, una de las voces más imprescindibles de la poesía boliviana contemporánea. Su discurso es ceremonioso en algunos casos (cuando, por ejemplo, recrea atmósferas y les da un toque de leyenda) y libre, en otros (cuando la voz poética es un yo preciso en medio del espacio).

La mañana se llenará de jardineros es un libro de la memoria. Asentando los pasos va el poeta por esos caminos en donde ajusta cuentas con el recuerdo. El problema filosófico de la memoria y el placer se hace presente (como nos diría el filósofo Bentham en su Aritmética del placer) para entretejer de manera insólitamente hermosa los trazos de estos poemas que contienen sugerencias de largo aliento en una suerte de poesía épica personal, que es a la vez capaz de conmover a sus lectores.

Chávez Casazola busca a sus (anti)héroes en medio de la contienda poética. Y a lo mejor los encuentra, pero eso no nos interesa. El poeta es agarrado desde los flancos de su corazón de la poesía. Y de allí saldrá triunfante, pero también golpeado por haber caminado por esa escondida senda por donde han ido los pocos sabios que en el mundo han sido, como diría San Juan de la Cruz.

Este libro es un inventario de aquello que nos mueve a todos: el manso y a la par exasperante mundo del recuerdo, por cuyos intersticios transita esta valiosa obra de un gran poeta latinoamericano. Ni más ni menos.

Xavier Oquendo Troncoso