La revolución de tus cuerpos

La revolución de tus cuerpos
Santiago Grijalva
2015
p.p 66

Contratapa

Una plaza con cafetines nocturnos que esperan por un bohemio consuetudinario. Una muchacha en la equina, otra, que asoma en la memoria y una, más allá de los recuerdos de un hombre, que pasa revista por su vida intensa. Puñados de experiencia. Muchos de ellos fueron puñaladas, otros, certezas duras. Aprendiendo a vivir en medio de la revolución y el asombro. Vistiendo el traje onírico de un cronista de Indias, el poeta Santiago Grijalva trae su primer recado poético: preciso, legítimo, verdadero. Nada de poses frente a las novedades lingüísticas. Él parece saber que el estilo es el hombre. Que lo único nuevo bajo el sol es su experiencia. No se ha vertido en propuestas de otros, no se ha dejado llevar por las modas.
El deseo y la ansiedad de un mundo mejor, heredado por su pasado, parece ser su grito, empapado por una suerte de ternura radical, por un amor enfermizo hacia la poesía de sus mayores y sus mecenas de gracias y recados: Benedetti, Ceratti, Sabines, Chalie García, entre muchos otros que forman parte de su catálogo de abrazos anónimos.
Los depurados y sugerentes poemas de este libro nos anuncian que tenemos poeta para rato. Y así será, porque la poesía no le perdonará si la olvida o la engaña con otra. Ella, la poesía, también sabrá qué hacer con el poeta, la revolución. Aunque sabemos, como decía Juan Gelman, que con estos versos no harás la revolución.
Este libro formará parte de un abanico de nuevas voces que se están haciendo notar prematuras, profundas y verdaderas en nuestra, siempre vigorosa, poesía ecuatoriana.