Las visitas de siempre

Las visitas de siempre
Carlos J. Aldazábal
p.p 160
2015

Contraportada

Las visitas de siempre obligan al lector hacer un camino: el que traza la escritura de Carlos Aldazábal, como siempre hace la poesía verdadera, entre la oscuridad y la luz, lo íntimo y lo público, lo mítico y lo histórico. Bajo este título, jalonados por la música y las imágenes reverberantes que no ocultan que el poeta alguna vez quiso “ser como Quevedo”, van apareciendo la infancia, la muerte, el origen, el amor con sus diversos nombres, el miedo, la literatura como un destino. Todo con palabras que luchan contra la domesticación de la lengua, que buscan una conexión íntima entre el que las pronuncia y el tiempo que le tocó vivir.

Piedad Bonnett