Libre de espanto


Libre de espanto
Ana Cecilia Blum
2012
p.p 62

Contratapa

La composición rítmica y solo en apariencia sencilla de Ana Cecilia Blum permite al lector relacionar la lectura con la tradición de mujeres poetas latinoamericanas del siglo XX, desde Delmira Agustini hasta Juana de Ibarbourou, pasando por Gabriela Mistral y Alfonsina Storni. Su “grito en levadura” advierte de la renovación de esa tradición en el siglo recién inaugurado.

Rafael Courtoisie

Ana Cecilia decidió explorar otras tierras llevando a sus anchas la enorme sensibilidad que la ha caracterizado. Y “la que se fue” es una poeta, ahora, total.
Lo fue desde siempre. Su poesía marcó el ritmo de la novísima expresión poética de América Latina: novedad, precisión y síntesis. Ha dejado a un lado esa factura erótica (diáfana e impresionista): ahora la encontramos en un estado de absoluta madurez. Este poemario la ratifica como una poeta completa: gran halo expresivo, honda reflexión, imágenes siempre vivas, que rodean un lenguaje ligado al ritmo y la complejidad de la sencillez.

Xavier Oquendo Troncoso

Esta poética nos devela unas manos, unas alas heridas de muerte, un cuerpo de agua no carente de una mirada implacable y desnuda, tampoco de una voz libre de espanto. Aquí y allá: en el lugar de origen o en el hielo de lejanas tierras, sobre las manos de algunas mujeres o sobre la frente de algunos hombres, queda impresa la palabra. Una marca de tinta que recuerda la vida, el dolor… la muerte, pero, sobre todo, la vida.

Julia Erazo Delgado