Nacidos de la luz

Nacidos de la luz
Gamoneda, Antonio
p.p 271
2017

Contratapa

En la obra de Antonio Gamoneda, la escriitura convoca el lugar de la misericordia, siempre difícil, que se alcanza con el esfuerzo de quien para asomarse al tiempo ha de llegar al límite de sí, de su pobreza, de su itinerario hacia la muerte; aquel que podrá decir, con la voz ronca del que ha entregado todo en el camino, he llegado, por fin; éste no es mi lugar, pero he llegado. Hay en él la luz dolorosa pero fraterna que se ampara en la experiencia del otro en su ardua en imprescindible cercanía, lo que lo ha llevado a afirmar, cuando se le pregunta por la poesía: la consideración de la vida como un accidente no aniquila que tenga contenidos de verdad: el amor, la belleza… algo es algo. En esa ironía final sigue latente la certidumbre de que la belleza no es / un lugar donde van / a parar los cobardes. Su valentía nos estremece permanentemente.

María Ángeles Pérez López