Para nombrar ciertas cosas / Lección de supervivencia

Para nombrar ciertas cosas / Lección de supervivencia
María Fernanda Espinosa / Piedad Bonnett
p.p 59
2013

 

Contraportada

2alas es una colección de poesía creada por El Ángel Editor, desde Ecuador para el mundo hispano, que pretende reunir a muchos de los grandes autores más importantes de la poesía ecuatoriana con sus grandes colegas iberoamericanos, y que este encuentro se vuelva un lazo cómplice que traspase fronteras, que junte sensibilidades similares, que permita que dos poéticas se den la mano y traten de alcanzar al lector a través del vuelo cómplice de dos alas que crean a ese pájaro del poema.

En este libro están juntas las poéticas de María Fernanda Espinosa (ecuatoriana nacida en Salamanca-España, 1964) y Piedad Bonnett (Amalfi, 1951). Las dos conducen sus versos por sensibilidades parejas, pero personalidades y estilos distintos.

El gran poeta brasileño Thiago de Mello ha dicho sobre la poesía de la ecuatoriana: Maria Fernanda Espinosa es capaz de dar una palabra sola, que constituye un verso, el poder de metáfora. Me gusta leer en voz alta los poemas de María Fernanda, los he traducido al portugués, porque es como compartir una rama de luz del Amazonas.

Mientras que en la otra ala, el enorme poeta peruano José Watanabe dijo sobre la poética de la colombiana: ¿Preguntará la poesía qué hicimos con ella cuando nos visitaba? Piedad Bonnett, que tan sabiamente se mueve en el justo límite de su propuesta, que no inútilmente más allá del material que desde un inicio aparece en su poderosa intuición poética como trabajable, que “no abusa del lector” encubriendo con artificios y manierismos ideas inconsistentes, que mantiene la transparencia de su palabra emocionada lejos de las estridencias, hace tiempo que tiene una respuesta.

El ave de estas dos alas construye su nido con palabras. La poesía será siempre el mejor lugar para vivir; ella es libre y migra como las golondrinas que no hacen el verano, sino que lo cantan. Los corazones lectores la necesitan para seguir palpitando.