Sísmicas mariposas

Sísmicas mariposas
Juan José Pozo
2013
p.p 91

Contratapa

El haiku siempre limita, pero siempre descarga, siempre brilla en el hallazgo. Es como el soneto de occidente. De él siempre salen hallazgos. El verdadero poeta se deja notar en cualquier patrón. Y no es coincidencia que poeta tan joven como Juan José Pozo –y tan hipersensible y tan lector y tan seguro de sí- se haya dejado atrapar por esta forma. No sé si él atrapó a las sílabas o si el ritmo oriental lo atrapó a él. Lo cierto es que este novísimo y jovencísimo poeta se presenta con estos micro poemas de enorme visión, de sentida sensibilidad y de una riqueza sorprendente en la imagen.
La sorpresa está presente en este poemario compuesto por estos pequeños poemas trabajados con el cincel y el oficio: las dos redes que asisten al poema. Pero el poeta es más: siempre debe estar sumergido en la comunicación para entregar su mensaje a tiempo y dejarse sostener por ese deseo imperante del amor a los otros. Esto lo tiene Juan José y con creces. Su libro es el principio de la pirámide que será su obra. Debemos saludar a este libro con asombro y con augurios, para que siga caminando por las lindes de su imaginación. Este poeta es el presente y el futuro de la poesía. El haiku es su esencia: en ellos ha guardado su asombro. Ni más ni menos.